FANDOM


Bulbgraph Obviamente, este artículo no es mío (no doy más que para traducirlo). Su autor es Robert X. Cringely. De hecho, no tengo ni permiso para hacer esto. La única razón por la que lo hago es porque quiero que todos puedan disfrutar con su columna semanal tanto como yo.

7 de septiembre de 2006

Si hablamos de control mental, Steve Jobs lo tiene sobre Jeff Bezos

Por Robert X. Cringely

Así que Apple ha anunciado que el próximo martes hará un anuncio y las publicaciones técnicas y económicas tropiezan entre ellas intentando averiguar de qué se trata. ¿Por qué no esperar para averiguarlo? Porque así no es como se venden periódicos (ni electrónicos, como éste, ni de celulosa), esa es la razón. Pero creo que podemos aprender algo si observamos toda esta experiencia "¿qué-planea-Steve?" COMO una experiencia.

Apple tenía previsto hacer un anuncio el 6 de julio, pero lo canceló en el último momento. Curiosamente, Amazon.com también tenía previsto hacer un anuncio en ese mismo día de julio, y también lo canceló a la vez que Apple. Ambas empresas iban a hablar sobre sus servicios de descarga a través de Internet de películas y programas de televisión. El hecho de que ambos anuncios fueran cancelados a la vez es especialmente interesante si tenemos en cuenta que Wall Street Journal nos dice que Apple y Amazon están utilizando tecnologías completamente diferentes, ya que el servicio de Amazon se basa en código de Microsoft.

Si ahora nos centramos en Steve Jobs, yo diría que el motivo del retraso se reduce a esto: Apple aún estaba luchando para confeccionar la lista de empresas cinematográficas adecuada y necesitaba posponer el anuncio para que Steve se pudiese hacer con los mandamases de algunos estudios más. La razón por la que Amazon pospuso su anuncio fue presión indirecta por parte de Steve, que no quería verse superado por Bezos y compañía, ya que iban a ofrecer más títulos, MUCHOS más títulos.

Y Apple logró que Amazon retrasase su anuncio usando como cebo la posibilidad de que Amazon pudiese conseguir que Disney participase en dicho evento. Según Wall Street Journal y otras fuentes, Disney es el único estudio con el que Amazon no ha llegado a un acuerdo, y estoy seguro de que lo lamentan. Por otra parte, el único gran estudio con el que hay constancia de que Apple tenga acuerdos ES Disney. Esa conexión y el cargo de Jobs en el consejo de dirección de Disney (además de ser el máximo accionista de la empresa) hicieron posible que él obligase a Disney a obligar a Amazon... bueno, creo que lo coges.

A pesar de todo, se sabe que la semana que viene Apple sólo podrá anunciar que venderá películas de Disney. Esto implica que el resto de estudios se han puesto de acuerdo en cuanto a los precios e intentan obligar a Jobs para que cambie la política de precios de entre 9,99 y 14,99 dólares de la que ha hablado. Es obvio que las conversaciones han fallado y Apple, que no quiere perderse por completo la temporada navideña, debe dar el paso ahora o tendrá que esperar hasta el año que viene.

Estoy seguro de que Apple negociará con los estudios hasta el último momento posible, pero será necesario que Amazon machaque a Apple durante la temporada navideña de compras para que tenga verdadero impacto en esas negociaciones.

Para ser sincero, estoy de parte de Apple en esto porque prefiero precios más baratos y me inclino a pensar que son mejor cura contra la piratería que la odiada gestión de derechos digitales. Ahora que mis niños ya han visto 400 veces El Espantatiburones, prefiero pagar 9,99 dólares por una película que estoy seguro de poder ver que coger una gratis sin esa seguridad. Y sigue siendo barato si consideramos la relación entre el precio y el tiempo que la disfruto.

Aprovechando que mis niños están en la habitación, saquemos a relucir la principal ventaja que la venta de descargas digitales tiene, esa en la que nadie ha reparado hasta ahora: las marcas de dedos. No hablo de las que dejan los cinéfilos, sino de las brutales huellas de Nocilla y gusanitos que deja un desesperado niño de dos años cuando va en busca de su dosis de Los Lunnis.

Probablemente el reproductor de DVD de nuestra casa tenga problemas para leer la mitad de los discos que tenemos. Estos problemas no existen en ninguno de los muchos capítulos de Barrio Sésamo que he grabado y que puedo ver gracias a la red que he preparado con mi MediaMVP. Para las familias con hijos pequeños (millones sólo en Estados Unidos), que las películas y las series de televisión estén a salvo de la destrucción por culpa de las marcas que dejan esos pequeños dedos es todo un argumento a favor del envío electrónico.

Pero volvamos a Apple. Muchos expertos acertaron al predecir que Apple estaba a punto de anunciar nuevos iMacs, pero vieron como dicho anuncio se hizo a comienzos de esta semana y sin ninguna fanfarria. Es típico de Jobs utilizar estas técnicas publicitarias, presentando como si nada lo que hubiese constituido una gran noticia por sí solo, lo que implica que, sea lo que sea lo que venga la próxima semana, va a ser REALMENTE importante.

Puede que sí, puede que no, depende de esas negociaciones con los estudios.

Creo que la semana que viene llegará justo lo que pensé que llegaría el pasado enero, antes de que Apple cambiase de idea en el último momento sobre lo que iba a presentar. Veremos un puñado de nuevos iPod, dos televisiones y el adaptador Video Express sobre el que escribí hace más de 18 meses.

Sí, es posible que veamos un iPod de vídeo con una pantalla más grande, que los iPod con memoria flash aumenten su capacidad y que los que utilizan disco duro también lo hagan. No es difícil que sea así. Lo de los televisores tampoco es complicado. Fue Gateway quien inicio esta tendencia, pero ahora tanto HP como Dell venden HDTV, así que es lógico que Apple también lo haga. Se decía que Apple comenzaría a vender un par de modelos de plasma el pasado enero, pero es posible que ahora se trata de pantallas de LCD, realmente no lo sé. Dado el crecimiento del mercado HDTV, estarían locos en Apple si no se hiciesen con una tajada.

Sin embargo, el anuncio más interesante que estoy esperando es el de Video Express, que verdaderamente espero que se haga. Por si no lo recuerdas, se trata de un cacharro que va en el enchufe, como AirPort Express, con una diferencia: mientras que AirPort Express transmite WiFi Y audio por la casa, Video Express transmitirá WiFi y audio Y vídeo.

Ésta es la clave, porque lo que ha faltado en toda esta conversación sobre televisión a través de Internet es un sistema que permita incluir nuestro dispositivo favorito: el televisor. En realidad, la gente no quiere ver las películas en la pantalla de un ordenador. Bueno, algunos sí que quieren, pero la mayoría no, así que para que el mercado de Internet y la descarga de vídeo despegue como se espera, necesitamos una forma sencilla de sacar las películas del ordenador y llevarlas a la pantalla de nuestro televisor. Video Express lo conseguirá de la forma elegante y típica de Apple. Se trata de un dispositivo sencillo, carente por completo de interfaz de usuario. Lo enchufas a la pared, encuentra tu red WiFi y tus servidores de vídeo y los lleva a tu televisor. Aunque, claro, sólo funcionará con Front Row e iTunes, gracias, una extensión de tu disco duro (como un iPod) que podrás disfrutar desde tu televisor. Y como la decodificación del vídeo H.264 tiene lugar dentro de Video Express, no es necesario que dispongas de una televisión de lujo.

Creo que esto es lo que viene. Puede que dentro de una semana me hagan quedar como un idiota, pero gracias a Apple y a Steve Jobs, estoy seguro de que será un gran espectáculo.

Original: http://www.pbs.org/cringely/pulpit/pulpit20060907.html

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.